viernes, 30 de septiembre de 2016

Doble literario


 Punto de partida

Una vez que abrí el libro lo primero que observé en su interior fue la introducción, pasé con rapidez las hojas, ya que esta sección siempre la leo al finalizar cualquier libro, llegué hasta el primer capítulo y el primer personaje en aparecer era una chica de catorce años, además, se hallaba una ilustración de ella en el lado derecho de la segunda página. ¡Era igual a mí!, lo extraño de todo esto es que el libro fue escrito en 1860 y actualmente es el año 2016.

Surrealismo 1

Introduje mis ojos en cuadrados blancos repletos de garabatos, paseaban a toda velocidad, incluso me salté un obstáculo con el cual arreglaré cuentas a mí retorno, finalmente, llegué al bloque primero y fue exactamente en el cuadrado número dos donde vi una mancha con formas irregulares como si fuera mi alma gemela, pero nacidas en puntos opuestos del tiempo.

Surrealismo 2


Coloqué mis ojos en tierras pálidas llenas de dibujos, paseaban a toda velocidad, incluso me salté una impertinencia con la cual decidí lidiar al final de mi viaje ocular, finalmente, llegué al territorio llamado “uno” y en el pueblo denominado “dos” me encontré con una criatura que provenía del mismo molde del cual yo fui sacada, la única diferencia es nuestra ubicación en el tiempo y el espacio.

****

Los relatos de arriba forman de mi primera participación en el reto Variaciones (Categoría: Surrealista) creado por Denise del Blog Primera Naturaleza.  

2 comentarios:

  1. Extrañamente poéticos; me gustaron mucho :D

    A mí me daría miedo encontrarme con la imagen de una persona igual a mí o_O

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Gracias! :)

    Si yo me encontrase una persona igual a mi ... creo que me causaría mucho interés.

    Saludos!

    ResponderEliminar

La mujer observada