lunes, 19 de junio de 2017

Diario literario # 1 (Mayo y Junio 2017)

27-05-2017

Todo lector sabe muy bien que la satisfacción de una buena lectura no se la quita nadie. La cantidad leída en determinado día no cansa, uno se detiene y no quiere continuar por no querer estropear la experiencia debido a un exceso de páginas leídas. Hoy ha sido mi caso, he leído dos relatos de James Joyce y uno de Nikolai Gogol. Qué hermoso es poder ser testigo de obras de arte en pequeña escala, los giros de cada autor, las ubicaciones de sus relatos, el modo de encauzar a sus personajes, son una cátedra para todo aspirante a cuentista, en especial el de Gogol, es como una reproducción exacta de una pintura elaborada en un gran lienzo pero hecha en uno pequeño, lo que quiero decir, es que ha condensado en unas veinte páginas, una de esas enormes novelas rusas que suelen tener quinientas o más páginas. 

Ayer estuve en una librería, me detuve en la sección de clásicos universales, contemplé algunas obras que llamaron mi atención, es curioso cómo la novela en la actualidad domina el panorama literario, veía ayer algunas de estas novelas que en otro tiempo me hubieran entusiasmado pero ahora me causan hartazgo, en cambio revisé si habían libros de relatos, uno de ellos era: Novelas de San Petersburgo, cuatro relatos de Nikolai Gogol, todos ambientados en San Petersburgo, ciudad que causó gran desilusión a este escritor.

Mientras seguía mirando libros pude captar la conversación de un chico con su amiga. Hizo ante ella una exhibición de sus conocimientos literarios, por su modo de hablar y un detalle que mencionó supe que él era estudiante de literatura (o al menos seguía algún estudio relacionado). Parece que la mayoría de personas al tener algún conocimiento sienten la necesidad intensa de hablar de ello, es algo que no llego a entender, debe ser porque yo hablo poco o nada, pero también noto que hoy en día parece haberse impuesto un tipo de evangelismo o propaganda en base a cualquier experiencia o conocimiento, si eres lector debes recomendar libros a todo aquel que se cruce en tu camino, hay quienes lo hacen porque les provoca, pero qué pasa con quienes no sentimos esa inclinación. Soy tan poco dada a recomendar libros, sí, soy ese anticuado prototipo de lectora solitaria, no creo demasiado en la lectura como experiencia colectiva, al menos no la mayor parte del tiempo, como experiencia ocasional puede ser divertido.

08-06-2017

En medio de la locura surge el amor. En la canción Madness del grupo Muse, el cantante se pregunta si lo que siente es amor o locura. ¿Habría algo de malo en que la locura también formase parte del amor?, esto es lo que yo me pregunto hoy, siendo las cuatro de la tarde (hora peruana). La verdad no espero una respuesta pero ya conozco las civilizadas y mesuradas (o sea sin chiste, ni gracia) proclamas que invitan a tratar el amor con pinzas, esto es, el amor romántico. ¡Qué aburrido, qué aséptico sería un amor sin romance! como estar en un quirófano. Que el amor sea loco, espontáneo, y hasta infantil, eso es mucho mejor que el llamado amor maduro (amor viejo, desinfectado, insípido), y es excelente cuando rompe esquemas, destruye ideas, pensamientos, y quiebra todo para envolverlo en el caos, en un total desenfreno¿Qué es el amor? tal vez una perla que nos lanzan y actuamos como cerdos ante ella o como elefantes pisando margaritas.



(He estado escuchando durante varios días 'Madness' y me ha sido inevitable dedicar unas líneas a todo lo que me ha ido rondando por la mente a raíz de ello)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Silencio