domingo, 25 de junio de 2017

La mujer observada

El observador tiene la esperanza de que en esa noche su objeto de contemplación haga algo distinto. Pero ella, como siempre, permanece sentada e inmóvil, sus ojos están dirigidos hacía un punto en el espacio. Él sólo se ha dedicado a observar en secreto porque se sabe indigno de su belleza. Entonces, de repente, la mujer miró hacía el escondite de él. —Sal de inmediato— ordenó con voz profunda. El corazón del individuo latió acelerado y su cara se puso roja, sintió calor y un hueco en el estómago, salió dando pasos temblorosos y se colocó frente a ella, en ese instante, la mujer se puso de pie, sus ojos brillaban y una mirada fogosa lo traspasó. Había dejado de ser una escultura de mármol para convertirse en una mujer de carne y hueso, cuya piel tenía un intenso aroma a perfume.

***
¡Hola lectores! :), ese ha sido mi relato para el taller de escritura Móntame una escena (Literautas) de este mes de junio, el cual ha consistido en escribir un microrrelato de tema libre y como reto opcional que llevase las palabras: Perfume, esperanza y noche. Y por aquí dejo la recopilación de los relatos escritos por los demás participantes: Textos escena N° 45

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Silencio